Buscar
  • Montserrat HariAvtar

Abusos sexuales

Volver al CUERPO para sanar...



Dedico este primer post a todas las personas que han sido abusadas sexualmente.

No suelo leer estadísticas. Ahora bien, tengo muy claro el alto porcentaje de personas que acuden a mi terapia habiendo sido víctimas de abusos sexuales en la infancia y/o adolescencia. La mayor parte perpetrad@s por un familiar.


Hablo de víctimas y perpetrador@s. Y no para perpetuar a nadie en un rol o etiqueta. Sino para poner palabras concretas a la experiencia concreta.


Desde mi sentir es tan poco saludable negar ser víctima del perpetrador familiar, normalizando o justificando “su enfermedad”, como identificarse con el arquetipo de la víctima.

Al mismo tiempo saber que, en la mayor parte de los casos, l@s perpetrador@s fueron anteriormente víctimas.



El silencio


Aclarado este punto, que me parece esencial, continuo con algo que minusvalora, victimiza y culpabiliza a la persona abusada: EL SILENCIO.


En demasiadas ocasiones la reacción del entorno confiable, al que la persona expresa lo que le está sucediendo o lo que sucedió hace tiempo, es CALLAR. Silenciar un hecho tan grave en pro de mantener a la familia unida. No confrontar un acto delictivo que sacude para siempre al clan familiar. E incluso culpar o acusar a la víctima de mentir.


Ignorando el ejercicio de VALIDAR la expresión de alguien que tiene el coraje de verbalizar su abuso. Cuando el mayor sostén que podemos ofrecer a esta persona es escucharla, verla, y no enjuiciarla.


El RECONOCIMIENTO de todo lo que es, de todo lo que fue es pilar en su recuperación.



El perdón


Y POR FAVOR dejar de empujar hacia el perdón. Porque este es otro engaño: ¡Hay que perdonar!


El perdón no se da desde un razonamiento ni una buena intención, se da cuando EMERGE CERTERO desde el ser íntegro.


Cuando el CUERPO, la memoria en piel, la traición a la confianza, la invasión no consentida, la cosificación, la vulneración, la manipulación, el asco, el miedo, la indefensión aprendida, la inseguridad, la disociación, la amnesia, la autoculpabilización… entre otras, vayan transmutando, cicatrizando, evolucionando…quizás entonces llegue una mayor comprensión y se abra camino a un PERDÓN AUTÉNTICO.



El proceso de curación


Es fundamental no eludir ninguna fase del proceso de curación, sabiendo que tiempo, paciencia y amor propio son necesarios.


Se puede optar por un acompañamiento terapéutico.

De gran ayuda son las Constelaciones Familiares, El Tantra, La Sanación del Útero, La Limpieza energética… entre otras.

También propuestas integradoras como la Biodanza, El Canto terapéutico, el Automasaje, la Arteterapia…



Mi experiencia de abuso y mi camino de sanación


Y finalmente, anexiono en este post algo que escribí hace tiempo. Visibilizando mi experiencia de abuso y mi camino de sanación.


"A mitad de sesión le digo al terapeuta: -Me duelen las piernas. Él me responde: -Por unos instantes olvida tu cuerpo, solo por unos instantes.


Algo se revela profundamente en mí: ¡NO! ¡NI POR UNOS INSTANTES PUEDO OLVIDARME DE MI CUERPO!


Ya lo hice…Me entrené perfectamente en ello para poder sobrevivir al contacto no deseado y no comprendido de aquel cuerpo pesado aplastando mi cuerpecito de niña.

Me hice una verdadera experta en el arte de volar y escapar de mi cuerpo. Afiné mis sentidos para entrar en otras realidades, mundos, dimensiones… y que todo se hiciera más ligero aquí.

Para sanar he necesitado VOLVER A MI CUERPO. ¿Qué me cuentas hoy? ¿Qué deseas realmente amado y sagrado templo?

Mis cálidas manos de carne masajean diariamente mi cuerpo mientras nos hablamos y nos cantamos. Nos permitimos danzar libremente y reposar también.


Y por debajo de mi piel hipersensibilizada, a veces, se han quejado brutalmente mis músculos y mis huesos.

Se han enquistado mis ovarios.

Mi matriz, corazón y vida se han encogido y aletargado.


Mi ALIENTO en forma de CANTO me ha liberado y me libera, aún, de todo ello. Ahora menstruo consciente, fluyendo con mi sangre, en un camino de retorno a la Tierra, penetrando mis raíces en ella.

SOY este CUERPO.

SOY este CANTO.

SOY esta TIERRA.

SOY la que SOY caminando con mis pies de piel descalzos.

No fui creada para volar. Solamente fue un recurso, un sueño, un recuerdo…"


Gracias por tu lectura.

Continuamos sanando, continuamos evolucionado.


-Montserrat Hari Avtar-

13 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo