Buscar
  • Montserrat HariAvtar

El arte amoroso de la paciencia...

La Paciencia es un satélite del Amor. Requiere Presencia, Confianza y Respeto por los tempos naturales y únicos de cada Ser.





¿Qué es para ti la paciencia?


Desde mi sentir y experiencia la Paciencia es un satélite del Amor.

Porque requiere Presencia, Confianza y Respeto por los tempos naturales y únicos de cada Ser.


Cada día aprendo a ser más paciente conmigo misma y con toda forma de vida que me rodea.


Dejar de lado la inmediatez impuesta por el consumismo a veces no resulta sencillo.

Inmediatez que se ha filtrado en todas las áreas de la Vida y se ha “normalizado” e integrado como un funcionamiento “natural”.


Observar la Naturaleza nos da otra perspectiva. Por ejemplo, la maduración de un fruto, o el nacimiento de un brote.


Conectarse con los tiempos naturales es una buena Meditación y Medicina en un mundo agitado, estresado, pervertido.


E, incluso, encontrar el equilibrio entre Cronos, el tiempo cuantitativo marcado por los relojes y calendarios, y Kairós, el tiempo vivido, los instantes eternos.



¿Cómo ser paciente con un@ mism@?


El autoconocimiento integral es básico.

Para llegar a él es necesario observarse desde la PRESENCIA. Desde ese espacio donde la mente no toma el control absoluto.


Sentir tu cuerpo. Qué necesita y cuando lo necesita.

Diferenciar entre los impulsos innatos de tu Ser y tus expectativas y/o expectativas de otr@s.


Cuidar tu propia energía cuando aparece un estado de impaciencia que tiñe todo tu funcionamiento llevándote fácilmente a la frustración y desamor por ti mism@.


Si identificas en ti un patrón marcado de impaciencia te aconsejaría buscar una forma de Meditación que te guste y profundizar en ti a través de la Terapia Holística.


¿Cómo ser paciente con otr@s?


Mientras fomentas la paciencia en ti, foméntala también fuera de ti.

Permite esta nutrición bi-direccional.


A la que vayas conociendo y respetando tus propios biorritmos naturales desde una actitud amorosa para contigo, comprobarás que se dará de una manera más fácil y fluida para con los demás. Y viceversa.


Si desarrollas la auto-escucha presente contigo podrás escuchar más ampliamente al otro. Y no únicamente desde la palabra que comunica, también desde el silencio.


Si eres consciente de que la impaciencia se interpone en tus relaciones puedes practicar la Meditación en silencio con esa persona.


Miraros a los ojos sin hablar unos minutos y compartiros desde la Presencia. Con un socio de trabajo, con tu pareja, con tus hij@s...


Si la otra persona no está abierta, continúa practicando para ti mism@.


Un gran beneficio


La práctica de la Paciencia es la práctica del Amor.


Te invito a que la experimentes aún cuando todo el sistema te tiente a lo contrario. Cuanto más estresad@ te sientas, cuanto mayor sea el reto, cuanto más enganchad@ estés al resultado y satisfacción rápidos.


¡Respira, medita, vive!


Encuentra y saborea, en la Paciencia, un Bienestar y Centro que te impulse a compartir, con todo lo que te rodea, una experiencia vivida mucho más completa.



Gracias por tu lectura.

Continuamos sanando, continuamos evolucionado.


-Montserrat Hari Avtar-


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo